Como averiguar mi solvencia económica a través de un informe

Como averiguar mi solvencia económica es una pregunta que se debería hacer toda persona antes de pedir un prestamo o hipoteca. También a la hora de hacer negocios.

Todas las entidades (financieras o no) de nuestro país usan dos bases de datos para averiguar si un potencial socio o cliente tiene deudas pendientes. Se trata de dos ficheros: Experian y Asnef. Como decimos, son datos usados por la mayoría de empresas en España y estar incluidos en él puede suponer un hándicap a la hora de pedir un préstamo o hacer negocios.

Si bien es verdad que la consulta de esta información debe de estar facilitada a todos los clientes por parte de estos ficheros, normalmente suelen tardar como mínimo un mes en facilitarla.

En Ibercheck ofrecemos el mismo servicio pero en tan solo 24 horas. Esto quiere decir que puede disponer de esta información tan valiosa a la hora de invertir o entrar en un negocio.

En el informe detallamos la fiabilidad financiera del solicitante, el número de impagos, así como la cantidad a la que ascienden estos. También añadimos el número de consultas que tiene tu perfil y la categoría de los impagos (hipotecario, de alquiler, de seguros…). Por último detallamos cada impago mostrando quien es la entidad acreedora y si la deuda es en calidad de titular, cotitular o avalista

Esta información incluye saber si estamos incluidos en un fichero y por qué. Es decir, el concepto impagado por el que se considera que somos insolventes. Así, podremos reclamar si consideramos que no deberíamos estar incluidos en su base de datos (si se trata de un error) o realizar los pagos pendientes para que nos eliminen de ella.

No dude de que cualquier entidad financiera, así como la mayoría de los empresarios con los que se plantea hacer negocios consultan estas bases: son como un certificado de la fiabilidad de una persona a la hora de pagar. Muchas personas están incluidas en estas bases de datos sin saberlo, por lo que podría perder oportunidades de negocio sin ni siquiera saber el por qué.

Consulte su solvencia económica ya, no solo para su tranquilidad, sino también para la de sus acreedores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.