¿Con quién haces negocios? La necesidad de un informe de solvencia

Pedir un informe de solvencia

 

Montar tu propia empresa, arrancar, y hacerla funcionar hasta que empieza a dar beneficios, es un arduo trabajo que a veces no puedes llevar a cabo tu solo. Según la envergadura de tus negocios, habrá momentos en los que necesites contar con la colaboración de algún socio que cubra un área de trabajo que tú no puedes abarcar. Pero antes de aventurarte y confiar en alguien sin referencias, no estará de más que te informases sobre ese socio. Para ello es recomendable solicitar un informe de solvencia que pueda ahorrarte futuros disgustos.

 

Con la reciente situación de crisis que hemos vivido, las listas de morosos se han incrementado. Pero gracias a los medios actuales es muy sencillo consultar la solvencia de una persona o una empresa y adelantarte a la posibilidad de iniciar un negocio con socios morosos.

 

Los listados de morosos más habituales son los de la ASNEF, que es la Asociación Española de Entidades Financieras de Crédito, o el de Experian, que es un listado empresarial internacional de carácter privado. Cualquier persona puede consultar si sus datos o los de un tercero aparecen en los ficheros de morosos para saber si tiene deudas pendientes vigentes.

 

Para pedir un informe de solvencia puedes dirigirte directamente a la compañía encargada de gestionar el fichero en cuestión. En internet podrás encontrar su dirección para enviar un escrito a sus oficinas, un email de contacto o diferentes números de teléfono a los que llamar. Pero por teléfono no te facilitarán la información e cuestión, solamente te orientarán con todos los pasos que debes seguir para solicitarla a la entidad.

 

Para conocer la información de la lista de morosos necesitarás presentar un documento en el que figuren tu nombre y apellidos, tu DNI, un domicilio, la fecha de envío de la solicitud y tu firma. Si quieres contactar para cancelar una deuda, además de esta información necesitarás toda la documentación que acredite que la deuda ha sido saldada.

 

Otra posibilidad es acudir a tu banco habitual, y plantearles a ellos la cuestión. No todas las entidades lo hacen, pero algunas sí que te darán la información que aparezca sobre ti en sus ficheros. Ellos tienen acceso directo a las listas de morosos.

 

Pero lo más apropiado, al final, es que le pidas el propio informe de solvencia al socio potencial. Si no  tiene nada que esconder no se extrañará de tu solicitud y te lo proporcionará. Pero si intenta esquivarlo, desconfía.

 

Casos prácticos en los que es útil disponer de un informe de solvencia

 

Un informe de solvencia es útil para saber si estás trabajando con socios morosos. Estos son los casos más habituales en los que se solicitan este tipo de informes:

 

  • Así tienes la misma información financiera que las entidades bancarias sobre una persona, siempre que esa persona te de su consentimiento.
  • Es también una garantía a la hora de alquilar una vivienda, por ejemplo. Así sabes si tu posible futuro inquilino es una persona responsable económicamente que no te dará problemas con la renta.
  • También puedes solicitar un informe de solvencia antes de contratar a un trabajador doméstico. Vas a meter a un desconocido en tu casa, necesitas tener ciertas seguridades sobre esa persona.
  • Puede darse el caso también de que sea un tercero quien te solicite a ti un préstamo en un momento puntual. Con un informe de solvencia podrás hacer una evaluación del riesgo de dejarle dinero antes de aceptar el trámite.
  • Si un cliente te solicita productos o servicios a crédito, y se trata de una cantidad importante, no está de más que investigues un poco y le pidas un informe de solvencia antes de aceptar.
  • Y claro, para conocer si tus posibles socios tienen algún tipo de historial de impagos antes de hacer negocios con ellos.

 

En temas financieros hay que ser cautos antes de actuar, y no tomar decisiones de forma impulsiva. Por eso, siempre que sea posible abrir una nueva vía de negocio o iniciar una nueva etapa con el apoyo de socios, pide antes un informe de solvencia. Lo normal es que el socio acepte y te lo facilite. Pero si se niega, es posible que sea mejor esperar a otra oportunidad, o contar con otro socio que no tema esconder su situación financiera.

Con Ibrecheck tienes la tranquilidad de conocer tu solvencia y la de cualquier persona a través de nuestro informe de solvencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.