Ventajas de conocer tu nivel de solvencia

conocer tu nivel de solvencia

Tu nivel de solvencia es un concepto financiero que es importante que conozcas, ya que constituye un indicador de tu capacidad a la hora de hacer frente a deudas y obligaciones dinerarias en las que hayas incurrido. Si tu nivel de solvencia es bueno, esto quiere decir que serás capaz de hacer frente no solo a tus gastos habituales, sino también a los imprevistos que puedan surgir, lo que sin duda aporta mucha tranquilidad. 

Sin embargo tu nivel de solvencia no es algo que puedas averiguar consultando tu cuenta bancaria. La solvencia económica viene determinada por el banco, que cruza datos financieros de la empresa o de la persona que solicita su informe de solvencia, y evalúa la relación entre el dinero que hay en tu cuenta, el que debes mover en tu día a día (las nóminas, el alquiler, las facturas, etc), y las deudas contraídas. Tu nivel de solvencia será positivo si en el balance aparecen más ingresos que gastos.

Por otra parte no son únicamente tus ingresos y tu liquidez lo que determina tu nivel de solvencia, sino que también se tiene en cuenta el valor de tu patrimonio, que puede estar constituido por propiedades, cuentas de ahorro…   

Las ventajas de conocer tu nivel de solvencia

La principal ventaja de conocer tu nivel de solvencia es que tendrás toda la información necesaria para tomar ciertas decisiones, como pedir un préstamo, llevar a cabo un gran desembolso (como comprar una casa o un coche)…

Por otra parte, y como mencionamos anteriormente, si conoces tu nivel de solvencia y éste es positivo, podrás estar tranquilo, ya que esto quiere decir que tienes la capacidad financiera suficiente como para hacer frente a los imprevistos que puedan surgir. 

Además, otra de las ventajas que te aporta conocer tu nivel de solvencia es que a la hora de pedir un crédito podrás negociar con tu banco unas condiciones más ventajosas para ti, ya que la entidad financiera no se mostrará reacia a concederte un préstamo si sabe que eres solvente, ya que esto quiere decir que el riesgo de que no puedas devolverlo se reduce. 

¿Son lo mismo la solvencia y la liquidez?

 Ambos conceptos suelen resultar confusos para muchas personas, ya que es fácil creer que son lo mismo. Sin embargo, no es así: la liquidez es el efectivo, la capacidad de hacer frente a pagos simplemente con una transferencia o con dinero en efectivo. 

Por su parte, la solvencia implica que ingresas más de lo que gastas. A modo de ejemplo, podemos decir que alguien que gasta dinero constantemente y tiene en este momento 20 euros en su cuenta tiene una liquidez de 20 euros (es decir, tiene la capacidad de realizar un pago por una cantidad igual o inferior). Sin embargo, si esa persona de manera constante gasta más de lo que ingresa, no es solvente.

Si quieres conocer tu nivel de solvencia lo único que debes hacer es solicitarlo en Ibercheck y recibirás tu informe en tan solo dos horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.