En qué puede perjudicarme estar en un fichero de morosos

Que tu nombre aparezca en un fichero de morosos puede acarrearte problemas graves

Si sabes que estás incluido en un fichero de morosos, resuelve tu deuda cuanto antes, ya sea efectuando el pago o demostrando que esa información no se corresponde con tu caso. Para que tengas muy claro todo lo relativo a estar presente en una lista de morosos, aquí tienes resueltas todas las dudas que te puedan surgir, con las que comprobarás que aparecer como moroso en un fichero puede perjudicarte seriamente.

 

¿Por qué pueden incluirme en la ASNEF?

Que tu nombre sea incluido en una lista de morosos es más fácil de lo que piensas. Supón, por ejemplo, que no has podido hacer frente al pago de una deuda, de la factura de la luz, la del teléfono, o la mensualidad de un préstamo. Si el impago se retrasa demasiado, la empresa deudora puede enviar tus datos a la ASNEF para que tu nombre se incluya en su fichero.

¿Pero tienen que notificarme que me incluyen en un fichero de mororsos?

Si, es obligatorio por ley. Cualquier empresa que incluya a una persona en un fichero de morosos deberá ponerlo en su conocimiento como máximo en los 30 días siguientes a su inclusión. Normalmente lo harán mediante una carta ordinaria, pero consta como notificado, aunque hayas cambiado de domicilio o el envío se pierda en el correo.

Entonces, ¿soy un moroso aunque no me conste?

Efectivamente. Si no has saldado alguna deuda, el deudor te la ha reclamado y se ha mantenido el impago, es muy probable que tu nombre esté incluido en uno de estos ficheros. Las empresas se escudan habitualmente en que a pesar de que hayan hecho el envío, si se ha extraviado por el camino o si ha llegado a una dirección antigua no es su responsabilidad.

¿Qué empresas incluyen a sus clientes en los ficheros de morosos?

Normalmente las empresas socias de estas bases de datos son:

• Entidades bancarias y empresas financieras
• Compañías de telefonía fija y móvil
• Proveedoras de servicios como el agua, el gas o la luz
• Empresas de seguros
• Grandes grupos editoriales
• Administraciones Públicas, como Hacienda o la Seguridad Social

¿Cómo consulto si aparezco en alguna lista de morosos?

Puedes hacerlo de varias formas. En Internet, a través del portal de la empresa Equifax, podrás comprobar tus datos. Equifax es la empresa que gestiona la lista de ASNEF, la más común. Y para hacer la consulta necesitarás introducir tu NIF y el número de referencia de la notificación que deberían haberte enviado.
Pero si no tienes la notificación también podrás contactar con su Servicio de Atención al Consumidor vía fax, email o correo postal. Tendrás que adjuntar tus datos: nombre y apellidos, razón social, DNI o NIF y domicilio para notificaciones. Y además tienes que incluir copia de un documento oficial de identidad. Y también tienes la opción de acudir a tu banco a solicitar un informe de solvencia. Las entidades tienen acceso a estas listas, y consultarlas es gratuito. Pero si pusieran algún inconveniente, puedes mostrarte interesado en solicitar un crédito, aunque después no concluyas los trámites. Los bancos miran si apareces en estas listas antes de conceder cualquier tipo de financiación.

¿Cuánto tiempo aparecerá mi nombre en el fichero de morosos?

Como máximo seis años. Si tienes una deuda con mayor antigüedad, o si hace más de ese tiempo que fuiste incluido, comprueba tus datos para eliminarlos.

¿Quién verá que soy un moroso?

Normalmente serán solamente empresas, de forma particular nadie podrá comprobar si tu nombre aparece en un fichero de morosos. Pero las empresas socias de estas listas suelen pagar una cuota mensual para tener acceso a esa información. Las empresas pueden preguntar quién aparece registrado, y por qué.

¿Hay un importe mínimo de deuda para que te incluyan?

No, no lo hay. Puede que tengas impagada una factura de teléfono de 10 euros a tu compañía móvil, y aparecerás igual que so debieses miles de euros a una multinacional.

¿Qué consecuencias perjudiciales me puede acarrear estar en un fichero de morosos?

Tendrás problemas a la hora de hacer gestiones con tu banco, y es que no te van a dejar dinero. No podrás solicitar créditos o hipotecas, por ejemplo.

¿Y si saldo mi deuda?

Hazlo constar al archivo de morosos, justifica que estás al día de tus pagos y comprueba que tus datos son eliminados del fichero. Una vez que la deuda está saldada no quedará ninguna huella en el registro de que alguna vez has sido un moroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.