Cómo pedir un préstamo estando en ASNEF

pedir un préstamo estando en ASNEF

Cualquiera que haya estado en una lista de ASNEF, o de otro fichero de morosos, sabe que la primera consecuencia es el cierre de las puertas de los bancos. El proceso es automático: al solicitar crédito, los bancos lo primero que miran es la solvencia económica del solicitante. En principio es imposible pedir un préstamo estando en ASNEF.

Si no eres “fiable”, es decir, si no has atendido tus obligaciones económicas con anterioridad, ellos tienen el derecho de no dejarte dinero. De hecho, es lo que hacen.

Ante esta situación, que puede ser desesperante, hoy os proponemos una alternativa. A veces, para saldar deudas, necesitamos un empujón económico. Una inversión que salga bien, un proyecto que nos de en un futuro cercano más ingresos. Otras, simplemente, necesitamos liquidez para llegar a fin de mes.

Cómo pedir un préstamo estando en ASNEF

Sea cual sea la causa, te tienes que buscar otra fuente de financiación. Y la verdad es que no hay muchas opciones disponibles. En concreto, solo una:  empresas que ofrecen crédito rápido, y no todas.

Tendrás que encontrar un negocio que facilite crédito sin pedir muchas garantías. Normalmente, cuantas menos garantías, más altos los intereses. Esta alternativa solo sirve para aquellos que quieran liquidez de manera rápida, y de cantidades pequeñas a devolver a corto plazo.

No sirve para comenzar un negocio, ni para comprar un coche o una casa. Tenemos que tener claro que esto solo sirve para la segunda de las hipótesis planteadas. Es decir, para aquellas personas que necesitas tapar algún agujero.

Hay algunas excepciones, en las que si que conceden cantidades más elevadas (aunque te exigen algún bien como aval). Es recomendable leer bien cada una de las cláusulas del contrato y calcular cuanto dinero nos corresponde devolver y en qué fecha.

Normalmente, estas empresas te conceden el crédito online y exigen poco: DNI o NIE, documento que acredite que se reside en España, edad mínima (entre 21 y 25 años normalmente), las últimas nóminas para acreditar una cierta solvencia, y un documento que reina el motivo, la cantidad de dinero y la identidad del acreedor. Todo se puede conseguir en una misma tarde, pero recordamos la máxima de, cuanto menos garantías, menos cantidad te van a prestar y más altos van a ser los intereses. Antes de pedir financiación, conviene saber si uno está apuntado en una lista de morosos. En Ibercheck ofrecemos informes de solvencia por menos de 30 euros mensuales, y te proporcionamos la información en 24 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.