Reunificar deudas: te explicamos si es conveniente y cómo hacerlo

reunificar deudas

Uno de los quebraderos más habituales que pueden surgir en relación al pago de deudas pendientes es la acumulación de diferentes acreedores con condiciones variables que haga que perdamos mucho tiempo calculando las diferentes cuantías que tenemos que pagar cada mes a cada uno de ellos. Por ello, os hablamos de la reunificación de deudas y de las ventajas que conlleva.

La reunificación de deudas consiste en juntar los préstamos e hipotecas contraídos en un solo préstamo. Al unir todas nuestras obligaciones de deuda en un solo pago, nos es más fácil averiguar cuánto debemos y, además, podemos reducir la cantidad pagada cada mes al aumentar el plazo de amortización.

Pero al tener varios acreedores, se plantea la siguiente duda: ¿a cuál acudo para reunificar deudas? Lo más recomendable es ir a la entidad bancaria con la que se tenga la mayor cantidad de deuda acumulada. De todas formas, para este tipo de operaciones, existe un tipo de empresas especializadas: las mediadoras.

Gastos de reunificar la deuda

Reunificar deudas en una sola conlleva una serie de gatos que desglosamos a continuación:

  • Comisiones por cancelación o amortización anticipada: al cancelar la deuda de manera anticipada lo más normal es que tengamos que pagar este tipo de comisiones.
  • Comisión por apertura de hipoteca, costes de tasación de la vivienda o inmueble hipotecado, Impuesto de Actos Jurídicos Documentados o los honorarios de la notaría. En resumen, los gastos típicos de formalizar una nueva apertura de hipoteca.
  • Tarifas de la agencia mediadora: en cambio, los bancos no suelen cobrar comisiones por estas operaciones.

Cómo reunificar deudas

La empresa mediadora estudia cada caso individualmente. Se encarga de hacer un análisis de nuestras deudas, intereses, plazos de amortización. Una vez tienen un conocimiento profundo de nuestra situación, se disponen a negociar con la entidad bancaria las nuevas condiciones de pago.

Una vez el proceso esté en marcha, se procede a la cancelación de nuestros préstamos e hipotecas actuales para pasas a la reunificación en una sola deuda con las condiciones acordadas. La suma será el total de todas nuestras deudas por separado, pero con un nuevo tipo de interés y, como hemos resaltado al principio del artículo, con un plazo de amortización más largo (al menos, en la mayoría de los casos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.